cabNoticias

Honoris Causa 04

El rector, D. Ángel Galindo, resaltó la coherencia de los principios del homenajeado así como la convicción de que los médicos están para defender la vida y curar sin necesidad de ocultar la verdad científica

El Dr. D. Juan Jiménez Collado, catedrático de Anatomía y Embriología, y Académico de la Real Academia Nacional de Medicina, ha sido investido hoy Doctor Honoris Causa por la Universidad Pontificia de Salamanca. En el acto, celebrado en el Aula Magna de la Institución Académica, el homenajeado ha agradecido la propuesta formulada por la Facultad de Enfermería y Fisioterapia ‘Salus Infirmorum’ de la UPSA, para otorgarle tan alta distinción.

Jiménez Collado ha resaltado en su discurso de agradecimiento que "cuando aún no tenemos ni brazos ni piernas, ni riñón, ni retina ni oído, ni laringe, ni grandes articulaciones, dio el primer latido nuestro corazón; ¿qué hemos de decir? Personalmente interpreto que este nuevo ser de 2,5 mm, 26-28 días de edad verdadera, ha manifestado con la voz de su latir, un propio e inequívoco signo de referencia legal de vida; este minúsculo ser es la expresión inequívoca de una vida humana". "Ante esta indiscutible verdad científica, considero no es posible aceptar los criterios postulados por aquellas para las que la vida humana es una idea compleja, ya que se basa en criterios filosóficos, morales, sociales, religiosos o de opiniones o preferencias personales", aseguró Jiménez Collado en su discurso.

Además, el nuevo Doctor Honoris Causa evocó el encuentro que mantuvo con Juan Pablo II en una audiencia concedida el 1 de marzo de 1994, acompañado por el Presidente, Vicepresidente y Secretario de Actas de la Real Academia Nacional de Medicina de España, acto en el que el entonces Papa se preguntó cómo la Medicina, que por su vocación está ordenada a la defensa de la vida, se presta en algunos de sus sectores a realizar actos contra este principio y compromiso. "Es obligado exclamar -dijo- con fe y fuerza, la obligatoriedad de respetar, defender y servir a la vida, a toda la vida humana. Al despedirnos, con cariño y bondad, con esa recia humanidad tan suya, con firmeza, voz clara y perfecto español, nos hizo recordar una vez más, que jamás puede justificarse la destrucción de un ser humano en fase inicial de su existencia: la vida humana es sagrada porque desde el primer momento es la acción creadora de Dios", concluyó el Dr. D. Juan Jiménez Collado.

El rector de la UPSA, D. Ángel Galindo, en su Gratulatoria, puso de relieve las cualidades que han estado siempre presentes en el noble ejercicio de la profesión médica de D. Juan Jiménez Collado. "La coherencia de sus principios, la valentía y tesón por defenderlos, y la convicción de que los médicos están para defender la vida y curar sin necesidad de ocultar su verdad científica. Para nuestro nuevo doctor, el ser humano no es productor, sino cocreador", concluyó el rector.

Por su parte, el Dr. D. Francisco de la Gala, decano de la Facultad de Enfermería y Fisioterapia ‘Salus Infirmorum’, ha sido el encargado de leer la laudatio. "¿De dónde venimos?, ¿quiénes somos?, ¿a dónde vamos? Tres preguntas que han acompañado al hombre desde los albores de los tiempos. Juan Jiménez Collado, desde sus primeros trabajos, fue perfilando y estando cada vez más convencido de este principio básico. Ya en 1963 junto al profesor Orts Llorca, descubrió un embrión humano de tres pares de somitos de 18 más menos un día post-ovulación, de 1,8 mm, el tercero en aquella época en la bibliografía mundial y así referenciada, en el que se describe la fase Plexiforme del desarrollo cardíaco en el hombre. Fase específica y única en el ser humano, hoy aceptada por todas las escuelas embriológicas. Esta publicación es considerada la primera y excepcional prueba para evidenciar que, en este periodo, este embrión es un ser humano, ya que en los restantes vertebrados y mamíferos del Filum, incluidos los homínidos más próximos al hombre, no existe. D. Juan Jiménez Collado es cristiano y católico practicante, pero como señala siempre que es entrevistado o escribe alguno de sus artículos, la religión no ha tenido nada que ver en sus afirmaciones o publicaciones, sino la experiencia científica: La nueva vida humana empieza en el mismo momento de la fecundación, cuándo de dos realidades morfológicas surge una tercera realidad, cuyo programa genético contenido en los dos pronúcleos, es un mero incuestionable programa de vida humana. Consideramos que el embrión es persona incluso antes de tener desarrollada en forma y función la corteza cerebral. Este nuevo ser humano ha adquirido y es poseedor de esta dignidad que no puede ser destruida en nombre de la libertad, en una cultura de la muerte y el derecho a decidir la vida de los demás", concluyó D. Francisco de la Gala.

(Fotos y texto: www.upsa.es)

Facultad de Enfermería y Fisioterapia Salus Infirmorum

Calle Gaztambide, 12. 28015, Madrid | ESPAÑA
+34 91 447 72 23
info@salusinfirmorum.es

UPSA SEDE CENTRAL EN SALAMANCA

Calle Compañía, 5. 37002, Salamanca | ESPAÑA
+34 923 277 150
sie@upsa.es